martes

Algo de belleza

Vittorio Polidori






Resplandece entonces,
como lápida de mármol
que emergiera de repente
en el espeso bosque.
Sale de su cueva
y se filtra por las aguas
contaminadas.
Ella resiste la batalla
del hombre
aniquilador.
La mujer no se lamenta,
asciende y con paso firme
busca su transparencia.
Estratos donde precipitarse,
algo de belleza
en algún lugar.
Unas partículas
que colmen el milagro
de la vida.
Y sabiéndose
dueña de su vértice,
aterriza con mano suave,
tantea su pétalo carnoso y
suspira aliviada.


...

11 comentarios:

madroca dijo...

Impactante poema, lleno de fuerza, duro, real, la realización de la mujer, su emergencia como ser, como persona, bellísimo.
Un saludo

Mar dijo...

Poderoso, resplandeciente. Excelentes comparaciones e imágenes. Ese ritmo rotundo y a la vez acompasado para pararse finalmente y tomar un descanso justo en el último verso... Una delicia de poema. Y el cuadro que expones aquí, como todo loo que nos muestras bellísimo.
Felicidades. Tu blog, ya te lo he dicho antes me parece precioso.

Sneyder dijo...

Así nos sentimos… partículas
que colmen el milagro
de la vida.

Fuerza y belleza tiene el poema…

Un saludo

ufff43 dijo...

fuerza!!! y seguirá resistiendo

Un abrazo enorme


Me ha encantado

Santiago Bertault dijo...

Precioso blog.

Aire dijo...

ella, siempre ella dueña de la verticalidad

Pamela Janet dijo...

Encantador escrito como siempre. Besos.

ana sáenz dijo...

somos suspiros que nos deshacemos en mil partículas de sentidos al ganar la batalla

un abrazo

EL BUSCADOR DE ... dijo...

Versos que bailan acariciando el filo de una navaja...
Encantado de haberme perdido por este bosque.
Un abrazo.

claudia dijo...

APLAUSOS PARA TU POEMA!!!ME ENCANTÓ!!! UN ABRAZO...MUJER QUE "ES"

Belkys dijo...

Un gozo leer en este blog. Conté en el mío, hace poco un cuento que se llama Ella del Aire y ahora al venir a leer acá, con esa música de fondo que acaricia, he recordado ese cuento de Jairo Anibal Niño.